Calendario

7 de octubre 2011. Papankusa Ekadasi

Romper entre 5:42 – 9:43 
 
Mahãraja Yudhisthira dijo, “Oh Madhusudana, ¿cuál es el nombre del Ekãdasi que ocurre durante la quincena clara del mes de Asvina? (Setiembre-Octubre) Por favor se misericordioso y dímelo. El Señor Supremo Sri Krsna replicó, ‘Oh rey, por favor escucha mientras explico las glorias de este Ekãdasi -Pãpãnkusa Ekãdasi-, que remueve todos los pecados. En este día, uno debe adorar a la Deidad de Padmanãbha, el Señor de ombligo de loto, de acuerdo a las reglas y regulaciones. Por así hacerlo, uno alcanza cualesquiera planetas celestiales desea en este mundo y al final, logra la liberación. Simplemente por ofrecer las reverencias humildes al Señor Visnu, el jinete de Garuda, uno puede lograr el mismo mérito ganado por realizar grandes penitencias por un largo tiempo, con los sentidos completamente controlados. Aunque una persona haya cometido pecados ilimitados, aún puede escapar al infierno tan solo ofreciendo sus reverencias al Señor Hari, quien remueve todos los pecados. Los méritos acreditados por ir en peregrinake a los tirthas de este planeta terrenal, también pueden ser logrados simplemente por cantar los santos nombres del Señor Visnu. (1) Todo aquel que cante estos nombres sagrados, como ser Rãma, Visnu, Janãrdana o Krsna, -especialmente en Ekãdasi, nunca contempla la morada de Yamarãja. Como tampoco quien ayune en Pãpãnkusa Ekãdasi, que es tan querido para Mí, contempla esa morada. Tanto los Vaisnavas que critican al Señor Siva y los Sivaítas que Me critican van al infierno. El mérito obtenido por realizar mil sacrificios de caballo y cien sacrificios Rãjasuya, no equivale siquiera a una décimo-sexta parte del mérito que obtiene la persona por ayunar en Ekãdasi. No hay mérito más elevado al cual se pueda llegar que el obtenido por ayunar en Ekãdasi. Ciertamente, nada en los tres mundos es tan meritorio o idóneo en relación a la purificación del pecado como Ekãdasi, el día del Señor de ombligo de loto, Padmanãbha. Oh rey, hasta tanto la persona observe un ayuno el día del Señor Padmanãbha, llamado Pãpãnkusã Ekãdasi, es pecaminosa y las reacciones de sus acciones pecaminosas pasadas nunca la abandonan. No hay mérito en los tres mundos que pueda competir con el mérito que se obtiene por observar un ayuno en este Ekãdasi. Quienquiera lo observe fielmente, nunca tiene que ver a la muerte personificada, el Señor Yamarãja. Aquel que desee la liberación, el cielo, la buena salud, hermosas mujeres, riqueza y granos alimenticios, debe simplemente ayunar en este Ekãdasi. Oh Rey, ni el Ganges, Gayã, Kãsi o Puskara, ni siquiera el sitio sagrado de Kuruksetra, conceden tanto mérito como Pãpãnkusã Ekãdasi. Oh Yudhisthira, protector de la tierra, tras observar el Ekãdasi durante el día, el devoto debe permanecer despierto toda la noche, pues por así hacerlo, llega fácilmente a la morada del Señor Supremo, Sri Visnu. Diez generaciones de ancestros por la rama materna, diez generaciones por la rama paterna y diez generaciones por la rama de su esposa, son todas liberadas por una única observancia de un ayuno en este Ekãdasi. Todos estos ancestros obtienen sus formas originales trascendentales de cuatro brazos. Usando ropas amarillas y hermosas guirnaldas, ellos se dirigen al mundo espiritual sobre la espalda de Garuda, el enemigo de las serpientes. Esta es la bendición que Mi devoto obtiene simplemente por observar un Pãpãnkusã Ekãdasi con propiedad. Oh el mejor de los reyes, ya se trate de un niño, un joven o una persona mayor, el ayunar en Pãpãnkusã Ekãdasi lo libera de sus pecados y lo inmuniza contra el sufrimiento de un renacimiento infernal. Todo aquel que observe un ayuno en este Ekãdasi se libera de todos sus pecados y regresa a la morada del Señor Hari. Quienquiera done oro, semillas de sésamo, tierra fértil, vacas, granos, agua para beber, una sombrilla o un par de zapatos en este día sumamente sagrado, nunca tendrá que visitar la morada de Yamarãja, quien siempre castiga a los pecadores. Mas si un residente de la tierra fracasa en la ejecución de actos espirituales, en especial respecto a la observancia de un ayuno en los días sagrados como ser Ekãdasi, se refiere que su aliento no es mejor que el resoplido de un herrero. Oh el mejor de los reyes, especialmente en Pãpãnkusã Ekãdasi, hasta el pobre debe primero bañarse y luego dar algo en caridad y realizar otras actividades auspiciosas conforme a su capacidad. Todo aquel que realice sacrificios o construya lagos públicos, sitios de descanso, jardines o casas, no sufre los castigos de Yamarãja. Ciertamente, uno debe entender que la persona ha realizado tales actividades piadosas como las citadas en su vida pasada, si es de edad avanzada, rico, de cuna alta o libre de todas las enfermedades. Pero la persona que observa el Pãpãnkusã Ekãdasi, va a la morada del Señor Supremo”. El Señor Krsna concluyó, ‘Así pues, oh santo Yudhisthira, te he narrado las glorias de Pãpãnkusã Ekãdasi. Por favor, sigue preguntando si deseas saber más acerca de Ekãdasi”. Así termina la narración de las glorias de Pãpãnkusã Ekãdasi o Asvina-sukla Ekãdasi del Brahma-vaivarta Purãna. Notas 1. De acuerdo al Srimad-Bhãgavatam, Visnu es una encarnación purusa de la cuádruple expansión de Sri Krsna.