Calendario

July 29, 2012. Pavitropana Ekadasi

Pavitra Ekadashi, or Pavitropana Ekadasi, is observed during the waxing phase of the moon in Shravan month (July – August) as per traditional north Indian calendar. Pavitra Ekadasi 2012 date is July 29. This Ekadasi is known as Putrada Ekadasi in Maharashtra, Gujarat, Andhra Pradesh and Karnataka.

The greatness of Pavithra Ekadasi is found in the Bhavisyotara Purana and its importance was narrated to Yudhisthira by Lord Krishna. Jhulan Yatra, swing festival associated with Lord Krishna, Radha and Lord Jagannath begins on this Ekadasi day and ends on Shravan Purnima.

There is a popular belief that those who observe this Ekadasi will beget a son. Fasting on the also help in redemption of sin. All grains are avoided on the day. Some staunch devotees keep vigil.





Mahãraja Yudhisthira dijo, ‘Oh Madhusudana, oh matador del demonio Madhu, por favor se misericordioso conmigo y describe el Ekãdasi que ocurre durante la quincena clara del mes de Srãvana (Julio-Agosto)’.

El Señor Supremo Krsna replicó, ‘Sí, oh rey, te narraré feliz sus glorias, pues meramente por oír sobre este Ekãdasi sagrado, se obtiene el mérito de realizar un sacrificio de caballo. En el amanecer de Dvapara-yuga vivía un rey llamado Mahijita, quien gobernaba el reino de Mãhismati-puri. Dado que no tenía un hijo, todo su reino le parecía profundamente infeliz. Un hombre casado que no tiene un hijo no es feliz ni en esta vida ni en la siguiente.

Este rey trató por largo tiempo de obtener un heredero, pero sin éxito. Viendo que pasaban los años, el Rey Mahijita se ponía cada vez más ansioso. Un día le dijo a sus consejeros reunidos en asamblea, “No he cometido ningún pecado en esta vida y en mi tesoro real no hay nada mal habido. Nunca he usurpado las ofrendas a los semidioses o brãhmanas. Al emprender una guerra y conquistado reinos, he seguido las reglas y regulaciones del arte militar y he protegido a mis súbditos como si fueran mis propios hijos. He castigado incluso a mis propios parientes si infringían la ley, y si mi enemigo era amable y religioso, yo le daba la bienvenida. Oh almas nacidas por segunda vez, aunque soy religioso y un fiel seguidor de las normas Védicas, de todos modos a mi casa le falta un hijo. Tengan la amabilidad de decirme porqué’.

Al oír esto, los consejeros brãhmana discutieron el tema entre ellos y con el propósito de beneficiar al rey, visitaron diversos ãsramas de los grandes sabios. Finalmente llegaron ante un sabio que era austero, puro y auto-satisfecho y quien observaba rigurosamente un voto de ayuno. Sus sentidos estaban completamente bajo control, había conquistado su ira y era experto en realizar su deber ocupacional. Ciertamente, este gran sabio era experto en todas las conclusiones de los Vedas y había extendido la duración de su vida hasta la del propio Brahmã.
Su nombre era Lomasa Rsi y conocía el pasado, el presente y el futuro. Luego de la terminación de cada kalpa, se caía un cabello de su cuerpo. Todos los consejeros brãhmana del rey se acercaron uno por uno para ofrecer sus humildes respetos. Cautivado por esta gran alma, los consejeros del Rey Mahijita le ofrecieron reverencias y dijeron muy respetuosamente, ‘Solo debido a nuestra gran buena fortuna, oh sabio, es que se nos ha permitido verte’.

Lomasa Rsi los observó inclinarse ante el y replicó, ‘Tengan la amabilidad de referirme el motivo de su presencia. ¿Porqué me están alabando? Debo hacer todo lo que esté a mi alcance para resolver sus problemas, pues los sabios como yo tienen un único interés, ayudar a los demás. No lo duden’.

Los representantes del rey dijeron, ‘Hemos acudido a tí, oh sabio exaltado, para solicitar tu ayuda en la resolución de un problema muy serio. Oh sabio, tú eres como el Señor Brahmã. Ciertamente, no hay un sabio mejor en todo el mundo. Nuestro rey Mahijita no tiene un hijo aunque nos ha protegido y mantenido como si nosotros lo fuéramos. Al verlo tan infeliz debido a ello, nos hemos entristecido mucho. Oh sabio, en consecuencia hemos entrado al bosque para realizar severas austeridades. Por nuestra buena fortuna te hemos encontrado. Todos los deseos y actividades se tornan exitosas tan solo por tu darsana. Por eso te pedimos humildemente que nos digas de que manera nuestro rey puede obtener un hijo’.

Al oír este ruego sincero, Lomasa Rsi se sumió en una profunda meditación por un instante y comprendió la vida previa del rey. Luego dijo, ‘Vuestro monarca fue un mercader en su vida pasada y considerando insuficiente su riqueza, cometió acciones pecaminosas. Viajó por muchas ciudades para comerciar con sus mercaderías. Una vez, al mediodía del día después del Ekãdasi que ocurre durante la quincena clara del mes de Jyestha, mientras viajaba de un sitio a otro tuvo mucha sed. Llegó hasta un hermoso lago en las afueras de la ciudad, pero justo cuando se disponía a beber llegó una vaca con su ternero recién nacido. Estas dos criaturas también estaban muy sedientas debido al calor, pero cuando se disponían a beber el mercader las ahuyentó rudamente y satisfizo egoístamente su propia sed. Esta ofensa contra una vaca y su ternero ha resultado en el hecho de que vuestro rey ahora no tenga un hijo. Pero las buenas acciones que realizara en su vida previa le han otorgado el gobierno sobre un reino imperturbable’.

Al oír esto, los consejeros del rey respondieron, ‘Oh renombrado rsi, sabemos por los Vedas que se pueden anular los efectos de los pecados del pasado adquiriendo mérito. Ten la suficiente amabilidad para brindarnos alguna instrucción por la cual los pecados de nuestro rey puedan ser destruídos; por favor concédele tu misericordia de modo que nazca un príncipe en su familia. ‘Lomasa Rsi dijo, ‘Hay un Ekãdasi llamado Putradã, que ocurre durante la quincena clara del mes de Sravana. En este día todos ustedes, incluyendo a vuestro rey deben ayunar y quedarse despiertos toda la noche, observando estrictamente las reglas y regulaciones. Luego deben conceder el mérito obtenido, cualesquiera fuere al rey. Si acatan mis instrucciones, es seguro que será bendecido con un buen hijo’.

Todos los consejeros del rey se complacieron mucho al oír estas palabras de Lomasa Rsi y le ofrecieron sus agradecidas reverencias. Luego, con los ojos brillantes de felicidad, regresaron al hogar. Cuando llegó el mes de Sravana, los consejeros del rey recordaron el consejo de Lomasa Rsi y bajo su dirección todos los ciudadanos de Mãhismati Puri, así como el propio rey, ayunaron en Ekãdasi. Y al día siguiente, Dvãdasi, los ciudadanos ofrecieron debidamente su mérito a él. Por la fuerza de todo este mérito, la reina quedó embarazada y oportunamente dio a luz a un hijo muy hermoso. “Oh Yudhisthira”-concluyó el Señor Krsna, “el Ekãdasi que aparece durante la quincena clara del mes de Sravana se ha vuelto debidamente famoso como Putradã [‘dador de un hijo’]. Todo aquel que desee la felicidad en este mundo y en el próximo debe ciertamente ayunar de todos los granos y legumbres en este día sagrado. Ciertamente, todo aquel que oiga las glorias del Putradã Ekãdasi se libera por completo de todos los pecados, es bendecido con un buen hijo y seguramente asciende al cielo después de la muerte”. Así termina la narración de las glorias de Srãvana-sukla Ekãdasi o Putrada Ekãdasi, del Bhavisya-uttara Purãna.