Calendario

May 16, 2013. Srila Harijan Maharaj appearance.

From the chat with Srila B.A. Paramadvaiti Swami on January 14th, 2006
We are very happy here today in Varsana, celebrating with everyone the day of Harijan Maharaja’s departure to the spiritual world. Many devotees from different parts of the world are still coming; different yatras united today, infected by the mercy. It is a wonderful day! Each and everyone come with reports from their respective temple, here solving and orienting how to serve Srila Prabhupada better in the true service which is the harinama sankirtana, this true message of love, one more time, with many disciples of Harijan Maharaj.

The Light of Devotion
Srila Prabhupada had in Harijan Maharaj a representative of his full trust. Harijan Maharaj was a very special person, very special for Srila Prabhupada. He was his representative in Colombia, the light of devotion from Colombia was Harijan Maharaj, or rather is Harijan Maharaj. The light of the devotion that was alive in him, is not anything passive. It is something that is transmitted so nicely and so intensively that for everyone who sees it, their life is transformed. Harijan Maharaj was like this.
Harijan Maharaj and Gurudeva Atulananda are people who please Srila Prabhupada to 100%. Their life belongs to Srila Prabhupada, and when Harijan Maharaj and I were connecting to Srila Bhakti Raksaka Sridhar Maharaj, then this was without any doubt a moment of much reflection about what Srila Prabhupada wants from our part. Prabhupada was and is in Colombia, thanks to Harijan Maharaj, because Prabhupada was not personally here, but his love was completely present in Harijan Maharaj.

An Exemplary Example
I had the fortune to accompany this servant of Srila Prabhupada. I don’t know why Krishna gave me this gift. I remember from many travels that we did on the roads of Colombia, his transparency, his exemplary way to come to every leader and inspire with the message of true love. Every one of us, in every temple, should be loving and not treat badly those who awaken this merciful love. The message of Sri Caitanya Mahaprabhu begs all temple presidents to have his way to teach with love, without making the least harm to anyone. Always looking for the service to help people, this is the true teaching, the teachings of a great devotee of the Lord, as Harijan Maharaj.

The Presence of the Guru
Even if we feel sad today, the departure day of Harijan Maharaj, remembering how Krishna took him away, it should be a feast of joy. A devotee goes back to the spiritual world, imagine! This is something so difficult, and he goes there, and from there he continues to bless us. Harijan Maharaj knows that we are united here. He has not gone away from us, because through the spiritual invocation one can bring his spiritual friend. Therefore, if you have an inconvenience, invoke your spiritual master, and he, through paramatma, is always with you and decides what is better for your life. Of course, this is in case you are not so often connected with your spiritual master. In reality the spiritual master is with the disciple when the disciple wants to be with him; he only has to ask him “What do you want me to do?”

It is already quite some time since Srila Prabhupada passed away, and I can bring his presence; not only by having his murti. I communicate with Prabhupada through the heart and if in my despair or sadness by some reason I invoke the presence of my Gurudeva, I feel this great power of affection within me that says: “Everything that Krishna does is perfect. Expect no more, soon it will be revealed what is His purpose, inclusive in very difficult moments.”
Then the spiritual master speaks not only twice per year with the disciple. The truth is that I had quite a few opportunities to be near Srila Prabhupada, but I didn’t dare to talk much with him, because I felt that I made him lose time. Of course, Srila Prabhupada did not feel this, he always asked advices from his disciples about how to do the things.

True Representatives for the Sincere Love
Well this is the temple of Srila Prabhupada, and it was constructed by Harijan Maharaj. Therefore I ask all of you today that your hearts always guide you for the good of the true feeling of service to Srila Prabhupada. We should be true representatives for the sincere love. The temple leader should always act nicely with true tidiness and plenty of love for each soul that comes to the temple, orienting with maturity and wisdom the dignity and the good conduct of an excellent devotee, the pure devotion for Krishna, be a rasika in his heart, completely emotional with Krishna.
I like very much to talk about these topics, I never get tired. Therefore we should all of us act in such a way that we don’t harm anyone, always loving and kind with everyone.

Preachers of the Divine Love
Today here is much to do; project to start, big and small problems to solve, but this is not an inconvenience, always under the guidance and orientation of Srila Prabhupada everything will be nice and wonderful. We will have initiations and also brahminic initiations, new compromises for Srila Prabhupada, and sannyas ceremony of Govinda Hari from Bucaramanga. For Janmastami we will also have a new sannyasi, Prabhu Brahma Sutra from Medellín, and after one year prabhu Lila Avaar from Cucutá. It is really wonderful to count on these great preachers of the Divine Love.

Continuing with the program of the Colombian Yatra; tomorrow is the national brahminic parlament reunion in Vrindavanita. Next Tuesday we will be in Varsana with the reunion of office and projects of design and make our plans of preaching improve daily. On Wednesday is the last day of the reunion of our editorial service in the seva to expand more all the preaching and literature.
From my heart, a hug to all of you. It is always nice to know and to find myself every day with you. I am always very grateful to everyone to be worthy representatives. A big hug to Gurudeva Atulananda. I hope we will meet very soon again to share much spiritual nectar.

Srila Harijan Maharaj, ki jay!
Srila Prabhupada, ki jay!
Goura Pramanandi! Hari bol!
With affection
Swami B.A. Paramadvaiti


Srila Prabhupada tenía en Harijan Maharaja un representante de su plena confianza, Harijan Maharaja era una persona muy especial, muy especial para Srila Prabhupada, era su representante en Colombia, la luz de la devoción de Colombia era Harijan Maharaja, o mejor dicho, es Harijan Maharaja; la luz de la devoción que estaba viva en él, una luz de la devoción no es pasiva, es algo que se transmite tan bello y tan intenso que todos aquellos que la ven, su vida se transforma, así era Harijan Maharaja, Harijan Maharaja y Gurudeva Atulananda, son gente que complace a Prabhupada 100%, su vida pertenece a Prabhupada, y cuando Harijan Maharaja y yo estuvimos conectándonos con Srila Bhakti Raksaka Sridhar Maharaja, entonces ese fue un momento, sin duda alguna, de mucha reflexión sobre qué es lo que Prabhupada quiere de parte de nosotros.

Prabhupada estuvo y está en Colombia gracias a Harijan Maharaja, porque Prabhupada no estuvo personalmente aquí, pero su amor estaba plenamente presente en Harijan Maharaja, yo tuve la fortuna de acompañar a ese servidor de Srila Prabhupada, no sé por qué Krishna me dio este regalo, me recuerdo de los muchos viajes que hicimos por las carreteras de Colombia, como Harijan Maharaja decía: “Y vague para arriba y vague para abajo”, este era su comentario cuando íbamos para Ibagué.
Harijan Maharaja siempre buscaba el servicio de ayudar a la gente, él no estaba interesado en sentarse conmigo en la oficina con mis visitantes importantes que yo recibía y comer un buen prasadam, él siempre estaba dando vueltas; eso no quiere decir que a él no le gustara el prasadam, él tenía sus especialidades, como la cuajada con melao, era uno de sus deleites, pero Maharaja no era un hombre que se gratificara los sentidos, para nada, porque no tenía tiempo para esto, él estaba en los buses.
Cuando yo regresaba de viaje, Maharaja tenía un sarcasmo de amor muy profundo, y me decía: “¿Qué quiere saber primero, lo bueno o lo malo?”. En realidad su cariño con los devotos era grandísimo, y cuando él se decepcionaba con algún devoto por no llevar bien los principios o por engañar en alguna manera, eso le dolía mucho, era un dolor profundo, porque era un dolor de su amor por este devoto caído, el dolor y repudio que sentía era solo porque le dolía que este devoto fracasó, y que ahora tenía pocas esperanzas por su conducta, entonces Srila Harijan Maharaja estaba pendiente de cada uno, le gustaba la cocina, le gustaba cocinar paella, y con una sonrisa un poco picara, le echaba extra ají a la preparación, él sabia que con esto despertaba a los devotos, su prédica también era picante a pesar que siempre tenía una tonalidad de mucha tranquilidad. Harijan Maharaja era la bondad pura porque siempre era tranquilo, lo único que lo hizo a él surgir era su humor. Algunas veces también se dedicaba a boxear, algunos devotos eran los afortunados recipientes de sus golpes, ahí se destacó Svarup Damodar, el Prabhu Ranchor fueron los afortunados recipientes de sus golpes cariñosos. Quien recuerda, sabe que Harijan Maharaja quería enviar a todo el mundo al mundo espiritual, para que salieran de maya definitivamente.

Su estadía aquí en la tierra fue una fortuna de Colombia, como ya lo dije, era como si Srila Prabhupada estuviera aquí en Colombia. Fue Prabhupada que invirtió todo su amor en Harijan Maharaja, a pesar de que habían otros devotos contemporáneos que conocían la conciencia de Krishna en esta época, pero la luz de Prabhupada no estaba presente en ellos en comparación con Harijan Maharaja.

Harijan Maharaja se puede decir, no tenía ego falso, no se enojó nunca, y habían unas cosas pequeñas que uno podía hacer, unas “chanzas pachunas”; Como aquí decían “Santa Pacha bendita”, entonces yo le decía: “El santo de pacho bendito”. Y ahí se enojaba, y también me sacaba una chanza, pero el hecho es que no se enojaba realmente, él era un amigo increíble, un amigo del alma, esa es la perfecta descripción de Harijan Maharaja, amigo de todos, un amigo íntimo de Krishna, amigo de uno desde el inicio hasta el final, Harijan Maharaja sentía un afecto constante empezando a levantar al devoto de cero, hasta devoto puro, él quería eso, nosotros como hermanos pasamos por muchísimas cosas juntos y algo que yo estimo en mi vida fue haber podido tener la compañía de él, era una gran fortuna para mi, inclusive en los momentos más difíciles siempre concluíamos lo mismo: Que hay que servir a Prabhupada como fuera, aunque fuera difícil.
Harijan Maharaja fue un gran predicador, no porque él era un gran orador, no es que él dominaba o estudiaba la ciencia de hablar y presentar un tema, él solamente se sentaba y su corazón empezaba a brotar en una forma muy suave, muy fluida, no como Gurudeva Atulananda que a veces da unos gritos que lo pone a uno a estremecer, pero cuando quería macear, él decía sus cosas, y aunque hablaba suave, los devotos temblaban.

En mi primera visita a Colombia, en 1976 tenían una casita en chapinero, y ahí conocí a Harijan Maharaja, yo venía de Europa, en realidad yo estaba en Caracas y me iba para Brasil pero de una forma en que hasta hoy no me explico, el viaje era vía Bogotá, lo cual es contradictorio, y me quede una semana en Bogotá con Harijan Maharaja una linda semana. Estaba Harijan Maharaja, Havy, Illan Chester de presidente, Askalita de sankirtanero, y otros. Después volví a ver a Harijan Maharaja en la India y nos recordamos de nuestro primer encuentro, por ese entonces yo estaba viviendo en Brasil, aunque estos eran cortos momentos, se creó una gran amistad y aprecio, y por arreglos de Krishna yo volví a Bogotá en 1979 para unirme de verdad a Harijan Maharaja en un servicio a Prabhupada.
En realidad el amor de Harijan Maharaja por todos los devotos era sin restricción, y por sus hermanos espirituales y por sus discípulos, era un amor que ojalá haya tanto amor en sus corazones. Y la verdad, yo sé que Harijan Maharaja impregnó su amor en muchas personas, él no vino aquí para ser personaje de la historia… no, él sí impregno esto en sus discípulos y yo estoy con ellos, con Bhagavatamrita en México, Antardvip en Alemania, y que decir de Paramahansa Maharaja, pues es como Harijan Maharaja viviendo en la India.

Aunque nos sentimos tristes hoy en el día de su partida recordando cómo Krishna se lo llevó, debe ser una fiesta de alegría, un devoto vuelve al mundo espiritual, imagínense, algo tan difícil, y él llega allá, y de allá nos sigue bendiciendo. Harijan Maharaja sabe que estamos reunidos aquí, él no se ha alejado de nosotros, porque a través de la invocación espiritual uno puede traer a su amigo espiritual. Una devota me dijo ayer: “pero yo solamente puedo hablar con usted dos veces al año”, entonces le dije “En realidad el maestro espiritual siempre está con el discípulo cuando el discípulo quiere estar con él, solamente hay que pedirle, ¿qué quiere que yo haga?”. Ya hace un cuarto de siglo que se fue Srila Prabhupada y yo puedo traer su presencia, no sólo por tener su murti, yo me comunico con Prabhupada a través del corazón y si yo en mi desesperación o tristeza por alguna razón, invoco la presencia de mi Gurudeva, yo siento esta gran fuerza de afecto dentro de mí que dice: “todo lo que Krishna hace es perfecto, espera no más, ya se revelará que propósito tiene, inclusive en momentos muy difíciles”. Entonces el maestro espiritual no habla solamente dos veces por año con el discípulo, la verdad es que yo tuve bastantes oportunidades de estar cerca de Srila Prabhupada, pero yo me atrevía de hablarle mucho porque sentía que le estaba haciendo perder tiempo, claro Prabhupada no sentía eso, él siempre pedía consejo a sus discípulos sobre cómo hacer las cosas. Pues este es el templo de Srila Prabhupada, fue construido por Harijan Maharaja.

Yo me sentía servidor de Harijan Maharaja, en alguna ocasión yo he dicho esto antes, que yo me rayaba con los líderes que venían acá de vez en cuando a Colombia y no se preocupaban por lo que pasaba aquí, entonces yo les dije: “Si ustedes ponen a este Svami Harijan de guru aquí, entonces yo sigo aquí sirviendo, pero sino, no puedo seguir botando mi energía”. Porque yo sabía que él va a amar la gente aquí. Entonces este era mi genuino sentimiento de que yo era un servidor de él, en ese entonces yo ya estaba trabajando en Nicaragua, Panamá, Costa Rica, Ecuador, pero cuando venía a Colombia yo pensaba “Wow, voy a ver a mi Harijan Maharaja, y voy a ver cómo lo puedo asistir con la misión allá, entonces cuando Harijan Maharaja se fue, para mí fue un gran golpe, porque de repente me cayó muchísima responsabilidad que él estaba llevando muy bien, pues su forma de predicar era lo que mantenía a los devotos felices.

Entonces cuando Srila Harijan se fue, fue también un arreglo de Krishna, que Hrisikes Maharaja, Vamana Maharaja y Vaisnava Maharaja aceptaron la sagrada orden de sannyasi, y yo he sentido que Harijan Maharaja vive en ellos especialmente porque en ese momento fue como una transferencia mística de responsabilidades, y ellos no me han dejado todavía, y espero que nunca me dejen y que yo nunca los deje tampoco, y que Krishna los proteja para que hagan las cosas como Srila Prabhupada y Harijan Maharaja lo desean. Y estos tres sannyasis no vacilaron. Y así pues tratamos de seguir en esta tradición de Harijan Maharaja de prédica pesada, de prédica seria, comprender que esta vida le pertenece a Krishna, no a nosotros, y lo que puede sentir uno por el otro, esos afectos espirituales que nos levantan, que nos salvan, son regalos de Krishna, porque los sentimientos hacia Harijan Maharaja no son materiales, porque mi relación con él nunca fue material, nos conocimos por los caminos de Prabhupada, nos juntamos por los caminos de Prabhupada, predicamos por este camino y conocimos a muchas otras personas por los caminos de Prabhupada.
Con Harijan Maharaja tuvimos una relación en la que simplemente no existía discordia, inclusive en momentos muy difíciles.

Les voy a contar una anécdota de nuestra relación: “El templo de la 32 estaba en plena acción y yo pensé en que para ponerlo bello había que ponerlo simétrico, entonces yo hice el diseño con los moldes, entonces yo me iba de viaje, mientras estaba de viaje, algunos devotos animaron a Harijan Maharaja de que a la entrada se podía poner otra plancha, para poner otra cosita una tienda o algo para ayudar el templo y habían sobrado unas columnas, entonces pensaron en ponerlas, entonces Harijan Maharaja pensó que era una buena idea y echaron la plancha, pero esta tapaba media puerta, y cuando yo regrese y vi esta cosa, por poco y me desmayo, pero Harijan Maharaja había hecho esto con sus discípulos entusiasmados, un maratón con su maestro espiritual, entonces yo pensaba: “Como voy a convencerlos que eso es feo y hay que tumbarlo”. Entonces primero tenía que convencer a Harijan Maharaja, pero él no quería aceptar, al fin lo aceptó, pero ahora yo tenía que convencer a los discípulos”. Cosas así.

Esa amistad con Harijan Maharaja es algo que tengo toda la vida, porque se dice que todo lo que uno regale es lo que no va a perder, y nosotros regalamos esa amistad y este trabajo a todos, y por eso ahí está, no solamente sus discípulos sino todos los devotos colombianos son discípulos de Harijan Maharaja para siempre.
Harijan Maharaja no solamente tenía la dignidad y la buena conducta de un devoto excelente, él tenía otra cosa, la devoción pura por Krishna, su corazón era rasika, completamente emocional con Krishna, él era un devoto de Vrindavan.
A mí me da mucho gusto hablar de Harijan Maharaja es un tema que nunca me cansa, este es un día de fiesta para los discípulos, es un día muy especial porque ellos prestan la cuenta a él, ¿qué fue de mí después que tú te regresaste a donde Krishna? ¿Qué fue de mí y tus divinas enseñanzas? ¿Qué fue de mí, de cuidar lo que tú dejaste? ¿Qué fue de mí y cuanto te necesito hoy y para siempre?

Swami B.A. Paramadvaiti