Calendario

Aparición de Bhaktivinoda Thakur


1 de Septiembre 2009 Bhaktivinod Thakur, nacido en 1838 en Bengala Occidental, sus estudios intensos tanto de los clásicos religiosos de Occidente como de los importantes escritos sagrados de los santos de India, fueron templados por su amplia visión espiritual. Siendo testigo de la extinción gradual de la cultura védica, Thakur Bhaktivinoda trabajó para conservar la tradición y literatura espiritual de la India. Desde 1855 hasta 1907 editó, compuso y publicó más de 100 libros en sánscrito, bengalí e inglés, incluyendo dos ediciones diferentes del Bhagavad gita, su comentario definitivo acerca del Caitanya caritamrita, así como numerosos trabajos originales. Tuvo una familia numerosa y trabajó en el gobierno durante 23 años. Los últimos años de su vida los dedicó exclusivamente a propagar su misión. Para los devotos de Sri Bhagavan, el Señor Supremo, Bhaktivinod Thakur fue un devoto íntimo y eterno de Sri Bhagavan, el cual apareció con características humanas y en seguimiento fiel y obediente de la bienaventurada voluntad del Señor para impulsar en forma eficaz las estancadas e insalubres aguas del canal de la devoción pura. Él llevó a cabo la voluntad de su maestro espiritual y estableció la devoción pura y resuelta por Sri Bhagavan al adoptar plena y felizmente los verdaderos y más grandes ideales del servicio devocional o Bhakti en su propia vida, propagándolos a través de discursos así como de escritos. Thakur adoptó plenamente a través de toda su vida los sagrados preceptos de Sri Chaitanya Mahaprabhu, y confirmó brillante y maravillosamente que el apego revestido de perfecta indiferencia, como es la que caracteriza a los simios, actúa en detrimento de la devoción pura, y que este mundo no puede obstruir ni oscurecer el flujo y la manifestación de la devoción en aquél que ha recibido la buena fortuna de obtener los agraciados favores de un Sad-guru (un preceptor imbuido en la devoción pura y por lo tanto plenamente versado en los principios de los Vedas) al rendirse plena y sinceramente a él.