Calendario

3 de mayo 2012, Rukmini Dvadasi


La principal de las 16.108 reinas de Sri Krishna y expansión de Candravali, la rival de Radha en Dvaraka.
Aunque el único deseo de la princesa Rukmini era casarse con el Señor Krishna, su hermano Rukmi, quien estaba envidioso de Krishna, había organizado casarla con el malvado Sisupala. Rukmini había enviado una carta a Krishna pidiendoLe que la raptara, sin embargo cuando amaneció el día de su boda Él todavía no había llegado. Al fin su mensajero regresó con las buenas noticias de que el Señor había llegado y que la salvaría.

Cuando Rukmini caminaba hacia el templo de Durga el día de su boda, ella parecía tan encantadora como la potencia ilusoria del Señor, que encanta aún al soberbio y al grave. Así, los reyes congregados para asistir a su boda contemplaron su virginal belleza, su cintura bien proporcionada, y su agradable rostro adornado con aretes. Sus caderas estaban adornadas con un cinturón tachonado de joyas, y sus ojos parecían aprensivos por sus usurpadores rizos de cabello. Ella sonrió dulcemente, sus dientes, botones de jazmín, reflejaban el brillo de sus labios rojos bimba. Mientras ella caminaba con los movimientos de un cisne real, el fulgor de sus tintineantes campanillas tobilleras embellecían sus pies. Viéndola, los héroes reunidos estaban totalmente perplejos. El anhelo desgarró sus corazones. Cuando los reyes vieron su amplia sonrisa y tímida mirada, se pusieron estupefactos, soltaron sus armas, y cayeron inconcientes a la tierra de sus elefantes, cuadrigas y caballos.

Con el pretexto de la procesión, Rukmini exhibió su belleza solamente para Krishna. Lentamente ella avanzó los dos móviles verticilos de loto de sus pies, aguardando la llegada del Señor Supremo. Con las uñas de los dedos de su mano izquierda ella echó adelante algunas hebras de cabello fuera de su cara y tímidamente miró de soslayo a los reyes de pie ante ella. En ese momento ella vió a Krishna. 

Entonces, mientras Sus enemigos miraban, el Señor tomó a la princesa, quien estaba ansiosa de montar en Su cuadriga. Alzando a Rukmini sobre Su carroza, cuya bandera llevaba el emblema de Garuda, el Señor Madhava la hízo retroceder al círculo de los reyes. Con Balarama a la cabeza, Él salió despacio, como un león quitando su presa de en medio de chacales.