Calendario

21 de junio 2012. Desaparición de Sri Sivananda Sena


Asociado de Sri Caitanya, encarnación de Vira-gopi, mensajera de Sri Radha.

Sivananda Sena, un asociado del Señor Caitanya, usó todas sus posesiones y riqueza en el servicio al Señor Caitanya y Sus devotos.
Todos los años llevaba un grupo de doscientos devotos de Bengala para Jagannatha Puri para participar en el festival anual de Ratha-yatra. Él hacia arreglos para la comida, pedágios, balsas y alojamiento de los devotos. La familia y los siervos de Sivananda Sena eran todos dedicados al Señor Caitanya Mahaprabhu.
Sri Caitanya-caritamrta, Adi-lila 10.54 a 55; 60 a 64; y Antya-lila 1.16 a 32, 2.22 a 82, 10.142 a 151 y 12.15 a 53.
Sivananda Sena fue el padre de Paramananda Sena, a quien también se conocía como Puridasa y Karnapura. Paramananda Sena escribió en su Gaura-ganoddesa-dipika (176) que dos de las gopis de Vrindavana, cuyos nombres anteriores fueron Vira y Duti, se combinaron para ser su padre.
Srila Sivananda Sena conducía a todos los devotos del Señor Chaitanya que iban desde Bengala a Jagannatha Puri, y se hacía cargo personalmente de todos los gastos del viaje. Esto se describe en los versos 19 al 26 del capítulo décimo sexto del Madhya-lila.

Srila Sivananda Sena tuvo tres hijos, llamados Chaitanya dasa, Ramadasa y Paramananda. Éste último fue más tarde Kavikarnapura, el autor del Gaura-ganoddesa-dipika. Su maestro espiritual fue Srinatha Pandita, que era el sacerdote de Sivananda Sena.

Debido a los excesivos gastos de Vasudeva Datta, Sivananda Sena estuvo encargado de supervisarlos. Sivananda Sena experimentó los aspectos saksat, avesa y avirbhava del Señor Chaitanya Mahaprabhu. En una ocasión recogió un perro cuando iba camino de Jagannatha Puri, y en el Capítulo primero del Antya-lila se explica que, más tarde, ese perro alcanzó la salvación debido a su compañía. Cuando Srila Raghunatha dasa, que más tarde fue Raghunatha dasa Gosvami, escapó de la casa de su padre para unirse al Señor Chaitanya Mahaprabhu, su padre escribió una carta a Sivananda Sena para obtener alguna información sobre él. Sivananda Sena le envió los detalles que le habían pedido, y más tarde, el padre de Raghunatha dasa Gosvami envió unos sirvientes y dinero a Sivananda Sena para que cuidase de su hijo. Una vez, el Señor Sivananda Sena invitó al Señor Chaitanya Mahaprabhu a su casa, y Le dio de comer tan suntuosamente que el Señor se sintió indispuesto. Al saberlo su hijo, Le dio una medicina para la digestión, y esto agradó mucho al Señor Chaitanya Mahaprabhu. Esto se describe en los versos 124 al 151 del Capítulo Décimo del Antya-lila.

En una ocasión, cuando iban a Jagannatha Puri, todos los devotos tuvieron que quedarse bajo un árbol, sin un techo bajo el que poder cobijarse, ni siquiera un simple cobertizo, y Nityananda Prabhu se enfadó mucho, como si estuviese alterado y hambriento. En esa circunstancia, el Señor maldijo a los hijos de Sivananda a que murieran. La esposa de Sivananda se sintió muy afligida y comenzó a llorar. Estaba seriamente convencida de que, puesto que sus hijos habían sido maldecidos por Nityananda Prabhu, iban a morir. Cuando Sivananda llegó y encontró a su esposa llorando, dijo: “¿Por qué lloras? Muramos todos, si el Señor Nityananda Prabhu así lo desea”.
Cuando Srila Nityananda Prabhu vio a Sivananda Sena, el Señor le golpeó muy fuerte, quejándose de estar hambriento, y le preguntó por qué no había dispuesto lo necesario para Su alimento. Tal es la conducta del Señor con Sus devotos. Srila Nityananda Prabhu Se comportó como un hombre hambriento ordinario, como si dependiese enteramente de las disposiciones de Sivananda Sena.

Había un sobrino de Sivananda Sena, llamado Srikanta, que abandonó el grupo en protesta por la maldición de Nityananda Prabhu, y fue directamente a ver al Señor Chaitanya Mahaprabhu a Jagannatha Puri, donde el Señor le tranquilizó. En aquella ocasión, el Señor Chaitanya Mahaprabhu permitió que Puridasa, que en aquel entonces era un niño, le chupase el dedo del pie. Por orden del Señor Chaitanya Mahaprabhu, pudo componer inmediatamente versos sánscritos.

Durante el malentendido con la familia de Sivananda, el Señor Chaitanya Mahaprabhu ordenó a su asistente personal, Govinda, que les llevase todos los remanentes de Sus alimentos. Esto se describe en el verso 53 del capítulo duodécimo del Antya-khanda.
Chaitanya Charitamrita, Adi Lila 10, 60