Calendario

September 26, 2012. Appearance of Lord Vamanadeva

Vamanadeva is Lord Krishna's avatar (incarnation) as a dwarf brahmana during a period of intense conflict between the appointed directors of the universe (devas, or "demigods") and asuras ("demons"). The Srimad-Bhagavatam tells how the asuras had violently assumed control and sent the demigods into hiding. As a trick to return the demigods their administrative posts, Vamanadeva begged three paces of land in charity from the leader of the asuras, Bali Maharaja. When Bali granted His request, Lord Vamana assumed such a gigantic form that with two steps He covered the earth and then the entire universe. For the third step, Bali Maharaja was then pleased to receive the Lord's lotus foot on his head. 

 
En la época de Tetra yuga vivió Bali Maharaja un rey muy poderoso que nació en la misma familia demoníaca de Praladha Maharaja, su abuelo era Hiranyakasipu el demoníaco padre de Praladha.
Aún habiendo nacido en una familia demoníaca, Bali Maharaja era muy respetuoso hacia los brahmanas y hacía muchos sacrificios para el Señor.
Un día Bali Maharaja tuvo una discrepancia con Indra el rey de los planetas celestiales y lo venció en la batalla, asimismo conquistó un gran número de planetas celestiales derrotando a los semidioses en diferentes ocasiones.

Los habitantes de los planetas celestiales apelaron al Señor Supremo para que les salvase de este rey que había conquistado todos los planetas celestiales. Sri Krishna al oír sus suplicas tomó la forma de un muchacho brahmana enano llamado Vamanadeva, la quinta encarnación de Vishnu. Así en el hogar de Kasyapa Muni y Aditi, la Suprema Personalidad de Dios apareció en Su forma de cuatro brazos, Vishnu, con adornos y armas en Sus manos y, para ejecutar este pasatiempo Él asumió la forma de Vamana el brahmana enano.

Cuando el Señor Vamanadeva apareció en el recinto de sacrificios de Maharaja Bali, ante Su refulgencia trascendental, todos los sacerdotes se levantaron de sus asientos y le ofrecieron oraciones.
Después de lavar los pies del Señor, Bali Maharaja se llevó a la cabeza el agua y sintió inequívocamente que tanto él como sus antecesores habían sido glorificados.
Bali Maharaja se interesó entonces por el bienestar del Señor Vamanadeva y rogó al Señor que le pidiese dinero, joyas, o todo lo que pudiera desear.

Vamanadeva dijo al rey: "Tan sólo quiero el terreno que pueda recorrer con tres pasos".- "¡Oh! ¿Eso es todo?", respondió el rey. "Y ¿qué vas a hacer con ese pedazo de tierra tan pequeño?".

"Aunque sea pequeño me bastará", dijo el muchacho sonriendo.
Bali Maharaja accedió a ello y
el Señor Vamanadeva asumió una forma gigantesca (Trivikrama) y con dos pasos cubrió, primero la Tierra y luego el universo entero.
Entonces preguntó a Bali Maharaja dónde iba a dar el tercer paso, y éste, al comprender que el Señor Supremo le mostraba Su misericordia le contestó: "Mi amado Señor, ahora lo he perdido todo, no tengo más propiedades, pero si tengo mi cabeza.
Por favor, ¿quisieras poner Tu pie sobre ella?".
A Sri Krishna le agradó la actitud de Bali Maharaja, y le preguntó:
"¿Qué quieres de Mí?".

"Yo nunca pensé en pedirte nada", dijo Bali Maharaja. "Pero creo que Tú querías algo de mí, y ahora te lo he ofrecido todo" Bali Maharajá es conocido entre los vaishnavas como un ejemplo de Mahajana que alcanzó la perfección por haber entregado todo al Señor, incluso su propio cuerpo
.
En ese momento llegó Prahlad Maharaj, brillando como la luna. Al verlo Bali Maharaj, inclinó su cabeza avergonzado.

Prahlad Maharaj le dijo al Señor: “Por Tu gracia, mi nieto Bali obtuvo la soberanía de los tres mundos, y por Tu gracia también, ahora la ha perdido. Pienso que en ambos casos actuaste en forma maravillosa. Primero al darle los tres mundos , le mostraste como la opulencia material confunde nuestra inteligencia y nos vuelve orgullosos, y luego lo liberaste de ese peligro privándolo de todo.

Prahlad Maharaj también adoró al Señor y Vamana le dijo que fuera junto con su nieto y sus amigos al planeta Sutala, que fue creado por Visvakarma, donde podrían vivir siempre en buena compañía y felices.