Calendario

Gundica Marjana

 Limpieza del templo de Gundicha

Capitulo I
Cheitanya Caritamrita, Madhya-Lila, Cap. 20. 79-133.
“Al día siguiente, temprano en la mañana, el Señor Caitanya tomó a Sus asociados, y con Sus propias manos esparció pulpa de sándalo sobre sus cuerpos. Entonces, con Su propia mano, dio una escoba a cada uno de los devotos, y tomando personalmente a todos con Él, el Señor fue a Gundicha.
Así el Señor y Sus asociados fueron a limpiar el Templo de Gundicha. Al principio, limpiaron el Templo con las escobas.El Señor limpió todo lo que se encontraba en el interior del Templo de manera muy delicada, incluyendo el cielo raso.Él dejó toda el área muy limpia, y volvió a dejar todo de nuevo en su lugar. Así, el Señor Caitanya y Sus compañeros limpiaron y humedecieron todos los edificios del Templo, él grande y el pequeño, y finalmente limpiaron toda el área entre el Templo y el lugar de reunión. En verdad, cientos de devotos estaban todos entregados a la limpieza de todo el rededor del Templo.El Señor Caitanya Mahaprabhu comenzó entonces a dirigir toda la operación instruyendo a todos.Sri Caitanya Mahaprabhu limpió y lavó el Templo con gran júbilo, cantando el Santo Nombre de Krishna todo el tiempo. de manera similar, todos los devotos estaban cantando el Santo Nombre de Krishna desarrollando sus respectivas ocupaciones.Todo el hermoso cuerpo el Señor estaba cubierto de polvo, Se veía trascendentalmente hermoso. A veces, mientras limpiaba el Templo, el Señor derramaba lágrimas, y en algunas lugares limpiaba las cosas con ellas. Después de esto fue limpiado el lugar donde se mantenía la comida de la Deidad (bhogamandira).

Luego fue limpiado el jardín junto con el área de la residencia parte por parte. Sri Caitanya Mahaprabhu
agrupó toda la basura, paja, polvo y granos de arena en un solo lugar, y recogió todo esto y lo depositó en Su ropa. Siguiendo este ejemplo, todos los devotos, en gran júbilo, empezaron a recoger la basura y polvo en sus ropas, y sacaron todo afuera.
Entonces, el Señor les dijo: “Puedo decirles que han realizado su labor muy espléndidamente, y la limpieza del Templo se aprecia tan sólo con ver la cantidad de basura que han recogido afuera ”. Aunque todos los devotos habían recogido la basura en una sola pila, la pila del Señor Caitanya era mucho más grande.Después de que el interior estuvo bien limpio, el Señor comenzó de nuevo a asignar áreas de limpieza a todos los devotos, luego, ordenó a cada uno limpiar el Templo por segunda vez; en esta oportunidad, debían hacer la limpieza de una manera perfecta, recoger el polvo, la paja y los granos de arena llevándolos afuera.Después, Sri Caitanya Mahaprabhu se encontraba muy feliz de ver el trabajo de limpieza. Mientras el Templo estaba húmedo, cien devotos permanecían listos con sus vasijas llenas de agua esperando sólo la orden de Sri Caitanya Mahaprabhu para llevárselas a Él. Tan pronto como el Señor pidió el agua, todos los devotos trajeron inmediatamente las vasijas llenas de agua al Señor.De esta manera, Sri Caitanya lavó primero el Templo principal, el cielo raso, por encima del techo, las paredes, el piso, el lugar de asiento, el de reunión y todo cuanto había dentro.El Señor Caitanya personalmente y Sus devotos,empezaron a arrojar agua por el techo; cuando ésta caía, lavaba las paredes y el piso simultáneamente.Entonces, el Señor Caitanya comenzó a limpiar el asiento del Señor Jagannatha con Sus propias manos y todos los devotos del Templo empezaron a lavar y limpiar cada uno con una escoba en mano; de esta manera todos limpiaron el Templo por segunda vez. Mientras un devoto traía agua a las manos de Sri Caitanya, otro derramaba agua sobre los pies de loto del Señor. El agua que caía de los pies de loto del Señor era bebida por los devotos que estaban cerca de Él.
Después de que todo estuvo lavado, empezaron a sacar toda el agua, ya que habían inundado todo el interior hasta el jardín.
El Señor Caitanya trapeó los pisos con Su propia ropa y también limpio el trono con las mismas. Así,todos los cuartos fueron limpiados con cien vasijas de agua.Después de que todo estuvo limpio, la mente de cada devoto estaba tan limpia como todos los cuartos. En el momento en que todo el Templo estuvo limpio, purificado, fresco y agradable, parecía como si la propia mente pura del Señor hubiese aparecido.Mientras los cien devotos estaban ocupados en traer agua desde el lago, ya no había lugar para permanecer. Cientos de devotos cogían las ollas vacías para llenarlas de nuevo, a excepción de Nityananda Prabhu, Advaita Acarya, Svarupa Damodara, Brahmananda Bharati y Paramananda Puri; todos permanecían ocupados llenando los baldes para llevarlos al Señor.
Muchos de los baldes se rompieron cuando los devotos chocaban entre sí, y cientos de devotos tenían que traer nuevos baldes para llenarlos de nuevo. Unos llevaban el agua, otros hacían limpieza, pero todos estaban embelesados en cantar los Santos Nombres de Sri Krishna. Una persona pedía un balde de agua tan sólo cantando los Santos Nombres del Señor Hari, el otro llenaba el agua cantando también Krishna Hari Krishna. Si alguien tenía que hablar, sólo lo hacía mediante el Santo Nombre de Krishna. Por consiguiente, el Santo Nombre de Sri Krishna se convirtió en indicación cuando alguien necesitaba algo.
Tan pronto como el Señor Caitanya vibraba el Santo Nombre de Sri Krishna, en amor extático,personalmente desarrollaba el trabajo de cien hombres. Parecía como si el Señor Caitanya estuviera lavando y limpiando con cien manos.Él aprovechó a cada uno tan sólo para instruirle de cómo se debía trabajar. Cuando Él veía a los devotos haciendo todo exquisítamente, les bendecía; pero si veía que alguien no trabajaba a Su Satisfacción Inmediatamente el Señor Caitanya reprendía a esa persona.El Señor solía señalar: “Lo haces muy bien; por favor, enseña a otro a hacer esto, así los demás actuarán de la misma forma”. Tan pronto como Sri Caitanya decía esto al devoto, el devoto se sentía avergonzado.Así, ellos comenzaban a trabajar con más atención. Lavaron el área de Jagannatha y luego el lugar donde se guardaba la comida. Todos los demás lugares fueron limpiados y lavados. Así se efectuó la limpieza de los cuartos del Templo, uno por uno. Los alrededores del Templo, los caminos aledaños y el camino que conduce al Templo de Gundicha, también quedaron limpios; prácticamente nadie pudo decir cómo ocurrio esto.

Significado:
Cualquiera que difunde la cultura de Sri Caitanya Mahaprabhu acepta una responsabilidad similar; el Señor Caitanya Mahaprabhu personalmente estuvo bendiciendo y reprendiendo individualmente con esta lección, y aquellos que son considerados acharyas deben aprender de Sri Caitanya cómo entrenar a los devotos con ejemplo personal. El Señor Caitanya estaba muy complacido con quienes pudieron limpiar el Templo sacando afuera todas las cosas indeseables que estaban acumuladas. Esto se llama anarthanivritti, o limpieza de las cosas indeseables del corazón. Así, la limpieza de Gundicha Mandir fue dirigida por el Señor Caitanya Mahaprabhu para enseñarnos cómo el corazón debe ser limpiado y purificado para recibir al Señor Krishna, y junto con Él, sentir el corazón sin ningún disturbio.